Home > Siguiendo Su Senda

Julio 30. Bendice a los que te maldicen.

Julio 30 Lc6.27 amen enemigosLucas 6:27-28 “Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad~~ a vuestros enemigos, haced bien~~ a los que os aborrecen; bendecid~~ a los que os maldicen, y orad~~ por los que os calumnian.

Dios siempre ha querido que Su pueblo se destaque, que no se mezcle desapercibido con el mundo gentil. En el Nuevo Testamento esta singularidad es nuestra actitud hacia los demás.

La ley mostró nuestra incapacidad de llegar a ser lo suficientemente buenos para Dios, necesitando, por lo tanto, misericordia y un Salvador (Gá 3:24). A quienes ponen su fe en Cristo, Él les entrega Su justicia perfecta (2 Co 5:21), por eso ya no deben esforzarse para ser lo suficientemente buenos, sino demostrar lo maravilloso de ser perdonado.

Esta descripción de siete puntos habla de nuestra obligación de amar a los demás mostrando las características de nuestro Padre celestial (Lucas 6:35, “porque Él es benigno para con los ingratos y malos”). Se espera que nosotros reflejemos el carácter y las actitudes de nuestro Dios y Salvador. Claro, esto solo es posible por el poder del Espíritu porque Él manifiesta la presencia de Dios. Así glorificamos a Dios.

Jesús comienza dirigiéndose a quienes “están oyendo”. Todos estaban oyendo, pero no todos escuchaban.

Primero, debes “continuamente amar a tus enemigos”. No con un amor emocional ni amistoso, sin con un amor ágape: es la decisión de sacrificarse por el beneficio de otros, independientemente de los sentimientos que tengas hacia ellos.

Segundo, debes “hacer el bien a aquellos que te odian”. Así debemos amar a nuestros enemigos.  “El bien” es “algo excelente, correcto, o beneficioso”.

Tercero, “bendecir a aquellos que te maldicen”, es decir “hablar bien” de quien te “maldiga” o hable mal de ti, buscando dañarte.

Cuarto, debes “estar continuamente orando por aquellos que te tratan mal”. Perdonándoles y orando para que Dios les aclare el valor del evangelio.

Del quinto al séptimo mandamiento habla de: No tomar represalias (Lucas 6:29a), dar libremente (6:29b-30), y tratar a los demás de la manera como tú quieres ser tratado (6:31).  El amor de Jesús es único en el mundo (6:32-33).  Sus seguidores se destacan porque se preocupan por los demás.  ¿Quieres realmente ser un seguidor de Jesús? Eso cuesta, pero Él nos da Su gracia.

 “Gracias por proveer la manera de perdonar y limpiarme de mi maldad. Yo quiero estar dispuesto a amar a aquellos que me odian por Ti y Tu mensaje, para que ellos también tengan la oportunidad de conocerte.”

Para recibir todo el año de devociones diarias de estos estudios bíblicos, pida una copia del libro Siguiendo Su Senda de Branches Publications. Como otra opción puede bajar el Android App para Siguiendo Su Senda gratis.