Home > Siguiendo Su Senda

Diciembre 18. No aceptes acusación contra un pastor.

dic-18-1ti-5-19-dos-testigos1 Tim. 5:19 No admitas ninguna acusación~| contra un anciano/pastor, a no ser que esté respaldada por dos o tres testigos.

     Los ministerios públicos siempre son blanco de crítica, especialmente cuando confrontan a la gente para que cambie sus hábitos, cultura o comportamiento. Desafortunadamente, muchos continúan las tendencias de los necios de Proverbios, cuyo afán es acusar al liderazgo. “Evitar la pelea es una señal de honor; solo los necios insisten en pelear” (Prov  20:3).

Todo gran líder de las Escrituras sufrió acusaciones que buscaban desacreditarlo. La confianza se construye en base a la credibilidad e integridad. Si una persona es desacreditada por una acusación, sea verdadera o falsa, su integridad se vuelve sospechosa y puede ser destruido su ministerio. Debido a la fragilidad de la confianza, se debe tener mucho cuidado y discernimiento cuando se cuestiona la integridad de un líder.

El mandamiento en 1 Timoteo 5:19 es “dejen de aceptar una acusación” o “entretener, considerar en la mente” e implica que lo estaban haciendo y que debían cesar esta acción. A los otros líderes y a la congregación se les debe enseñar cómo responder ante la calumnia, las quejas y las críticas. La respuesta es dar oído sordo, a no ser que “estén respaldadas por dos o tres testigos”.

Dios advierte a Su pueblo: “No toquen a mis ungidos; no hagan daño a mis profetas” (Salmos 105:15). No se debe tratar ligeramente la reputación de un líder espiritual a no ser que la acusación sea, por lo menos, doblemente confirmada.

Se estableció este requisito en Deuteronomio 19:15, “No se tomará en cuenta a un solo testigo contra ninguno en cualquier delito ni en cualquier pecado, en relación con cualquiera ofensa cometida. Sólo por el testimonio de dos o tres testigos se mantendrá la acusación”. Jesús cita este principio con relación a la disciplina en la iglesia: “en boca de dos o tres testigos conste toda palabra” (Mt 18:16). Finalmente, Pablo cita este pasaje (2 Co 13:1) cuando les advierte por tercera vez en cuanto a sus pecados (2 Co 11:21).

Las acusaciones sin fundamento no deben ser toleradas; sin embargo, cuando son confirmadas por varias fuentes deben ser seriamente investigadas. Sin credibilidad, es imposible el ministerio hacia los demás.

     “¿Por qué somos tan propensos a creer todo lo malo de una persona, especialmente de un líder?  Dame la convicción de proteger a mis líderes de los chismes.”

Para recibir todo el año de devociones diarias de estos estudios bíblicos, pida una copia del libro Siguiendo Su Senda de Branches Publications. Como otra opción puede bajar el Android App para Siguiendo Su Senda gratis.