Home > Siguiendo Su Senda

Diciembre 10. No permitas que nadie te subestime.

11 Tim 4:12 Ninguno tenga en poco~| tu juventud, sino ~~ ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.

La intimidación es un miedo paralizante frente a la crítica o rechazo. Este miedo apaga las iniciativas y la libertad de ser creativo y audaz. Pablo ordenó al joven Timoteo (de aproximadamente 30 años) que mande y enseñe a obedecer las Escrituras.

Le dijo a Timoteo que “no permita que nadie le subestime”.  El verbo significa “despreciar, menospreciar,  no dar importancia”.  Él debía ser un “ejemplo” o “patrón” (“imagen en el metal, lograda por golpear un molde a fin de imprimir algo”). Pablo enfatizó repetidamente que seguir el ejemplo del líder es una forma de discipulado o enseñanza: “Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros” (Fil 3:17; ver también 1 Co 4:16; 11:1; Fil 4:9; 1 Ts 1:5-6; 2 Ts 3:7-9). Timoteo debía ganarse el respeto para su ministerio en cinco áreas.

Primera. Necesitaba ser un ejemplo en “palabra” o “discurso”. Debido a que “de la abundancia del corazón habla la boca” (Mt 12:34), su devoción sería evidente cada vez que él abriera su boca.

Segunda. Debía ser un ejemplo en conducta, demostrando cómo “se había despojado del viejo hombre que está viciado…” (Ef 4:22). Su estilo de vida diario y habitual debía intencionalmente demostrar su obediencia.

Tercera. Timoteo debía ser un ejemplo en amor: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos” (Jn 15:13; ver también 1 Ts 2:7-12).  Esperando con interés sacrificar diariamente sus intereses o necesidades personales para beneficiar a los creyentes.

Cuarta.  Debía ser un ejemplo de fe,  que demostraba su oración confiada en el control e intervención de Dios en momentos de dificultad.

Quinta. Debía ser un ejemplo de pureza al tratar “a las ancianas, como a madres; a las jovencitas, como a hermanas, con toda pureza” (1 Tim 5:2); en otras palabras, debía exhibir integridad y virtud en su trato con el sexo opuesto.

El liderazgo se gana por el respeto en todas estas áreas. Esfuérzate por ser un ejemplo que motive a otros a seguirlo.

“Si yo viviera en Tu presencia, Señor, y si caminara fielmente a la luz de Tus mandamientos, mi confianza vendría de Tu palabra y no de lo que los demás puedan pensar de mí.”

Para recibir todo el año de devociones diarias de estos estudios bíblicos, pida una copia del libro Siguiendo Su Senda de Branches Publications. Como otra opción puede bajar el Android App para Siguiendo Su Senda gratis.