Home > Siguiendo Su Senda > Agosto 23. No desprecies al que ayuna o viceversa.

Agosto 23. No desprecies al que ayuna o viceversa.

Romanos 14:3 “El que come, no menosprecie~| al que no come, y el que no come, no juzgue al que come; porque Dios le ha recibido.”

Es falso el concepto de que la justicia y la aceptación de Dios se obtienen cumpliendo ciertos requisitos o haciendo ciertos ritos o sacrificios personales. En los monasterios creen que por controlar las actividades de cada hora del día eliminan la posibilidad de pecar, y obteniendo así la justicia por su auto negación.

Esas falsas creencias legalistas niegan la verdad de que la justicia perfecta se adquiere solo por fe, y no por sí mismos. “Por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros,  pues es don de Dios, no por obras, para que nadie se gloríe” (Ef 2:8-9).

La segunda creencia legalista falsa es que se puede ser más espiritual o aceptable a Dios absteniéndose de ciertas cosas o teniendo ciertos comportamientos. Por gracia hemos sido “aceptados en el Amado” (Ef 1:6). El legalismo cristiano cree que la espiritualidad se define por cuán separados estamos (o cuán diferentes somos) del resto del mundo.

La muestra de haber sucumbido al legalismo es que encuentras fallas en quienes no tienen tus creencias legalistas.  En los días de Pablo, los Gentiles y los Judíos creyentes se criticaban mutuamente.

Por ejemplo, los Gentiles no querían comer carne ofrecida a los ídolos por miedo a contaminarse, pero los Judíos Cristianos no tenían problema con eso (Ro 14:17, 21).

Pablo nos prohíbe “menospreciar” a los que comen todo, o a quienes se abstienen. No hay ninguna justificación para la crítica legalista. Es el resultado de creencias falsas acerca de la espiritualidad. El segundo mandamiento, “dejar de ser crítico” (“separar o aislar”) fue  para el hermano débil que no quería  ser “poco espiritual” al comer cierto alimento. Estas dos reacciones son pecaminosas y destructivas para la unidad de la iglesia.

El problema del legalismo es que nosotros, los creyentes, adoptamos una actitud diferente a la de Dios: “porque Dios le ha recibido”. Recuerda que nuestra meta es siempre tener la perspectiva de Dios.

Es arrogancia y autosuficiencia cuando los creyentes con opiniones diferentes no se aceptan completamente como hermanos o hermanas.

“Señor, es tan fácil ser crítico o rechazar a los creyentes que pienso son muy estrictos o muy liberales en sus estilos de vida.  Enséñame a ser abierto y a tener gracia con aquellos que te quieren seguir.”

 

Para recibir todo el año de devociones diarias de estos estudios bíblicos, pida una copia del libro Siguiendo Su Senda de Branches Publications. Como otra opción puede bajar el Android App para Siguiendo Su Senda gratis.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.