Home > Siguiendo Su Senda > Agosto 6. Sé pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarte.

Agosto 6. Sé pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarte.

Ago 6 Stg1.19Santiago 1:19 “Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea~~  pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse.”

Una vida transformada se evidencia cuando el creyente responde a las instrucciones reveladas en la palabra de Dios (Santiago 1:19-27) que es la fuente de nuestra nueva vida: “Él de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad” (1:18a), y “la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Ro 10:17).

Un verdadero discípulo de Jesús tiene el deseo profundo de conocer y obedecer a Dios: “Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos” (Juan 8:31).

Santiago muchas veces escuchó a Jesús enseñar, “Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos” (Mt 13:11). ¡Qué privilegio! Piensa que estos tres cortos mandamientos de Santiago 1:19 son la “palabra que Dios les ha sembrado en el corazón” (Santiago 1:21NTV).

Primero, deberías ser “pronto para oír”. Sé un buen oidor que corre hacia alguien para hacer lo correcto.  Enfócate en comparar las Escrituras con las Escrituras, y mantente abierto a la aplicación personal.  Recuerda Proverbios 6:33: “si amas el escuchar, ganarás conocimiento, y si inclinas tu oído vendrás a ser sabio”.

Segundo, sé “tardo para hablar”. Tómate tu tiempo y piensa lo que vas a decir. No puedes aprender mientras hablas. Recuerda Proverbios 29:20: “Hay más esperanza para un necio que para la persona que habla sin pensar”. Enfócate más en aprender y en hacer las cosas bien antes que en saber cómo responder o argumentar acerca de un tema.

Tercero, sé “tardo para la ira”. La palabra ira significa “profundo resentimiento que hierve por dentro”. En este contexto se refiere a enojarse con una verdad de la palabra de Dios, “No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque el enojo reposa en el seno de los necios” (Ec 7:9).

Deja que la Palabra de Dios exponga tu egoísmo pecaminoso y no te enojes. “¿Me he hecho, pues, vuestro enemigo, por deciros la verdad?” (Gá 4:16). Que la palabra de Dios nos humille continuamente al querer someternos a ella.

“¿Por qué quiero hablar mucho e impresionar con  mis ideas y opiniones? Al mismo tiempo, no escucho a otros porque quiero contarles lo que pienso.  Estoy tan lleno de mí mismo que paso por alto lo que Tú estás tratando de enseñarme.  Ayúdame a escuchar Tu palabra.”

Para recibir todo el año de devociones diarias de estos estudios bíblicos, pida una copia del libro Siguiendo Su Senda de Branches Publications. Como otra opción puede bajar el Android App para Siguiendo Su Senda gratis.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.