Home > Siguiendo Su Senda > Febrero 21. No seas presumido.

Febrero 21. No seas presumido.

Rom. 12:16 Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes.  No seáis sabios~| en vuestra propia opinión.

 ¿Cómo puede la gente pecadora que ha edificado opiniones egoístas e infladas en cuanto a sí mismos, llevarse bien con otros? El contexto de este pasaje comienza en Romanos 12:9-16 que describen lo que conducirán a la armonía y unidad. Aquí les doy mi traducción parafraseada:

“Cuando nos amamos o cuidamos mutuamente, deberíamos hacerlo sin presunción o interés propio, deberíamos odiar la pornografía o la maldad sensual y unirnos a cosas buenas y sanas.  Deberíamos desarrollar nuestras relaciones con un afecto familiar, mostrándonos honor y dándonos prioridad los unos a los otros.  Todos deberíamos  aplicar estos principios diligentemente y con entusiasmo y siempre estar apasionadamente motivados a servirnos mutuamente como en una emergencia –regocijándonos continuamente (individualmente o como un cuerpo) en la esperanza, manteniéndonos firmes bajo la presión, compartiendo productos de primera necesidad con otros creyentes, y especialmente hospedando a otros creyentes.  Sé ayuda o bendición (el único imperativo) a aquellos que te persiguen; recuerda siempre bendecir a otros y nunca desear a nadie la ruina o la mala suerte.  Debemos identificarnos con aquellos que están contentos, pero también llorar con los que lloran.  Todos deberíamos tener esta mentalidad –no buscando u ocupándonos principalmente en las cosas prestigiosas que pensamos merecer, sino más bien juntándonos con el humilde o con quienes tienen una clase social más baja, y haciéndoles sentir que somos de igual condición en Cristo.”

El segundo imperativo en esta declaración final es, “no seáis sabios en vuestra propia opinión”. Proverbios habla de los presumidos: “¿Has visto hombre sabio en su propia opinión? Más esperanza hay del necio que de él” (Pr 26:12). Este tipo de “necio” es alguien lleno de sí mismo, que odia cualquier tipo de corrección o conocimiento que no venga de él (18:2). 

El “necio” de la Biblia es el típico narcisista, centrado en sí mismo. Reconozcamos estos rasgos, mayormente en nosotros mismos, y demos pasos para enfocarnos en las necesidades de otros más que en nuestros propios deseos o grandeza.

Señor Jesús, yo odio el engreimiento en otros, pero ¿demuestro yo engreimiento en mi propia vida? Enséñame a valorar la humildad más que querer siempre tener la razón o querer que todos conozcan mi grandeza.  Por favor, Señor, no dejes que me convierta en un “necio” ante Tus ojos”.   

Para recibir todo el año de devociones diarias de estos estudios bíblicos, pida una copia del libro Siguiendo Su Senda de Branches Publications. Como otra opción puede bajar el Android App para Siguiendo Su Senda gratis.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.