Home > Siguiendo Su Senda > Junio 14. Muestren la belleza interior, no la exterior

Junio 14. Muestren la belleza interior, no la exterior

Junio 14 1Pet 3.3-4 externo 1 Pedro 3:3-4 “Dejen que su belleza no sea externa~| – de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos,–  sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.”

Jesús nos enseñó cómo influenciar a nuestra generación y a nuestras relaciones inmediatas: “Dejen que su luz brille ante los hombres, para que ellos vean sus buenas obras y glorifiquen al Padre en el cielo” (Mt 5:16).

Validamos nuestra fe cuando decimos a la gente que Jesús es nuestra luz y la fuente de vida y mostramos nuestras buenas obras o nuestra nueva forma de vivir para los demás.

Pedro describe principios para la sociedad (1 P 2:13-17) y  para nuestro trabajo (1 P 2:18-25). Ahora dirige sus mandamientos a la familia (3:1-7): El contexto habla de una esposa cristiana y un esposo no salvo. La nueva fe de ella la lleva a someterse a su marido (3:1), independientemente de si es áspero o amable.

En la cultura romana, las esposas debían adorar a los dioses de sus esposos. La sociedad romana se construía sobre dioses; cuando se ofendía esa estructura religiosa, la familia y la sociedad se sentían amenazadas. Los cristianos frecuentemente eran acusados de provocar calamidades públicas porque alteraban lo establecido en el imperio.

Primero, una “mujer que tiene un esposo no creyente, y él está de acuerdo en vivir con ella, no lo tiene que echar [o divorciarse]” (1 Co 7:13, 39).

Segundo, debe “ser sumisa a [su] propio esposo, para que… puedan ser ganados sin palabra sino con el comportamiento de sus esposas, mientras ellos observan [su] conducta casta y respetuosa” (1 P 3:1-2).

Tercero, sus “adornos no tienen que ser simplemente externos…, sino dejar que sea la persona escondida del corazón… con un espíritu suave y apacible”.  Este mandamiento implica un cambio de prioridad para la esposa creyente; cambio que la hará diferente y, de hecho, más atractiva.

Las mujeres creyentes debían dedicarse a mostrar sus vidas transformadas y sus actitudes intencionales de amor, gozo, paz, y esperanza. Sus adornos externos serían decentes, no ostentosos.

¿Qué es más importante para ti: la belleza externa o interna? ¿Cómo puedes dejar que tu “luz brille” para ser “preciosa a los ojos de Dios?” (1 P 3:4).

 “La belleza de Tu carácter ha enamorado mi corazón, aunque no tengo idea de cómo Te ves.  Enséñame a reflejar Tus valores y Tu belleza de corazón los cuales son más elevados que la fachada de modas descoloridas.”

Para recibir todo el año de devociones diarias de estos estudios bíblicos, pida una copia del libro Siguiendo Su Senda de Branches Publications. Como otra opción puede bajar el Android App para Siguiendo Su Senda gratis.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.