Home > Siguiendo Su Senda > Marzo 21. Restauren a los caídos. Considerándote a ti mismo

Marzo 21. Restauren a los caídos. Considerándote a ti mismo

Gal. 6:1 “Amados hermanos, si otro creyente está dominado por algún pecado, ustedes, que son espirituales, deberían ayudarlo a volver~~ al camino recto con ternura y humildad. Y tengan mucho cuidado [implicado imperativo] de no caer ustedes en la misma tentación.”

El ministerio de restauración, técnicamente no es una responsabilidad del liderazgo de la iglesia sino de los “hermanos y hermanas” de la iglesia. Este versículo habla del ministerio de consejería y restauración al creyente caído.

Un pecado significa “un desvío de la verdad” que sea por ignorancia o por desobediencia abierta. Aun con la nueva naturaleza que el Espíritu Santo plantó en el creyente, los deseos pecaminosos persisten ( Gá 5:16-18). Esta persona fue “descubierta en algún pecado”: El verbo está en modo pasivo, lo cual significa “ser encontrado desprevenido” (FRIBERG). 

Cuando existe una apropiada confrontación, confesión, perdón, restitución y restauración se demuestra a todos: integridad, transparencia, honestidad y compromiso de obediencia con la iglesia, que ganará el respeto de todos.

El mandamiento es “continuamente hacer todo lo posible” para “restaurar” a los caídos. La palabra restaurar significa “arreglar un hueso roto, arreglar una red, o reparar un barco antes de su siguiente viaje”.

Es una tarea para los espirituales, aquellos que “caminan por el Espíritu” (Gá 5:16). La madurez espiritual es evidente en aquellos que por razón al usar [estudiar y aplicar] tienen sus sentidos ejercitados para discernir entre el bien y el mal” (He 5:13-14) porque viven por los mandamientos.

Pablo le escribió a Timoteo “en humildad corrigiendo a aquellos que están en oposición, tal vez Dios les cambie el corazón y aprendan la verdad” (2 Tim 2:25).

A ellos (y a nosotros) manda “tengan mucho cuidado”, es decir, “vigilar, estar pendiente” del pecado, a fin de que el equipo de restauración no sea tentado por él.

Mantén la mira en la raíz que causa rebelión, egoísmo, orgullo o incredulidad, y no en los detalles tentadores de pecados específicos que también pueden atraparte. ¿Nos importamos lo suficiente los unos a los otros como para practicar esto?

Amado Señor, Tus hijos somos propensos a pecar aunque somos seguidores de Cristo.  Por favor, hazme rápido para detectar pecado en mi propio corazón y confesarte a Ti, para poder estar listo para ayudar a otros.

Para recibir todo el año de devociones diarias de estos estudios bíblicos, pida una copia del libro Siguiendo Su Senda de Branches Publications. Como otra opción puede bajar el Android App para Siguiendo Su Senda gratis.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.