Home > Siguiendo Su Senda > Mayo 13. Desecha a la persona que crea división.

Mayo 13. Desecha a la persona que crea división.

Tito 3:10-11  “Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo~~, sabiendo que el tal se ha pervertido, y peca y está condenado por su propio juicio.”

La iglesia no es un club social que sirve únicamente como punto de reunión para aprender y adorar, sino un organismo en donde todos los salvos comparten el mismo Espíritu y el nuevo nacimiento y se enfocan juntos con Cristo, tanto que se los llama colectivamente “el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular” (1 Co 12:27).

La iglesia está tan fusionada con Cristo que nos volvemos inseparables. La iglesia debe ser protegida como si fuera la Persona Misma de Cristo.

Todos los seguidores de Cristo deberían unirse para aprender y obedecer la palabra revelada de Dios.  Cualquier desvío de las enseñanzas apostólicas originales, tal como fueron reveladas en las Escrituras, provocan “disputas necias” (bíblicamente insostenibles o improbables), genealogías (fantasiosas, imaginarias, significado alegórico a las listas de nombres genealógicos con supuestos significados) y esfuerzos (disputas) en cuanto a la ley  (buscando el Cristianismo Mosaico legalista). 

Esos debates “son vanos y sin provecho” (3:9), y crean solamente divisiones y desconfianza entre los hermanos.  Los maestros divisores exigen que se sometan a sus opiniones.

Pablo escribió en su última carta a las iglesias, “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” (2 Tim 4:3-4) es decir, a  imaginaciones, generalmente milagrosas, historias que prueban sus conceptos extra-bíblicos.

La unidad y paz de la iglesia son tan prioritarias que quienquiera que interrumpa esta armonía debe ser “desechado” que quiere decir, “no tener nada que ver con él, evitado”.  La palabra “divisora” origina la palabra “herético”.  Esta palabra integra la lista que describe las “obras de la carne” tales como “inmoralidad, impureza, sensualidad… arrebatos de ira, disputas, disensiones… etc.” (Gál 5:19-21).  La división en la iglesia no está permitida.

Muchos cristianos ni disciernen lo suficiente para detectar cuándo un maestro se desvía de las Escrituras, ni son lo suficientemente valientes como para advertirle, mucho menos para separarse de él si no deja de hacerlo.  ¿Amas a la iglesia lo suficiente para proteger su vínculo únicamente con las Escrituras?

“Por favor ayúdame a reconocer a una persona divisora y a evitar una amistad con ella.  Yo quiero ayudar a edificar Tu iglesia, no a dividirla.”

 

Para recibir todo el año de devociones diarias de estos estudios bíblicos, pida una copia del libro Siguiendo Su Senda de Branches Publications. Como otra opción puede bajar el Android App para Siguiendo Su Senda gratis.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.