Home > Siguiendo Su Senda > Octubre 17. No te preocupes en cuanto a qué decir.

Octubre 17. No te preocupes en cuanto a qué decir.

1Marcos 13:11 “Pero cuando os trajeren para entregaros, no os preocupéis~| por lo que habéis de decir, ni lo penséis, sino lo que os fuere dado en aquella hora, eso hablad~~; porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo.”

La mayoría de nosotros tendría un poco de miedo si lo arrestan por sus creencias, ya que vivimos en un tercio del mundo que se denomina Cristiano. 

Afortunadamente, la mayoría del mundo “Cristiano” ha retirado el poder que la iglesia tenía sobre el Estado; pero cuando el “Cristianismo” tenía el poder, cualquier desacuerdo con su religión era cruelmente perseguido. En los países católicos, los líderes de la Inquisición torturaron y mataron a cientos de miles de no-católicos.

La Iglesia Anglicana y la Iglesia Griega Ortodoxa fueron igual de crueles con los creyentes Evangélicos a quienes quemaron en la hoguera, decapitaron y torturaron de las formas más dolorosas y crueles, solo por querer obedecer las Escrituras.

Recién, en los pocos últimos siglos, los evangélicos hemos tenido libertad para practicar la Biblia tal como está escrita. A medida que los cristianos crecen en número e influencia, el mundo secular está diseñando leyes que inevitablemente traerán persecución.

Otra tercera parte del mundo está dominada por religiones no-Cristianas: Islamismo, Hinduismo y Budismo. Los Evangélicos no siempre tienen la libertad de practicar en esas partes del mundo, y más bien viven bajo amenazas de diferentes niveles, aunque en esa región todavía se puede comunicar creativamente el evangelio.

El último tercio de la población mundial no tiene absolutamente ningún conocimiento del Cristianismo. Ahí el Cristianismo nunca ha sido presentado en su propia lengua. Sí es posible cambiar el statu quo en esos lugares pero con una violenta resistencia; aun así, ha habido heroicas victorias en las que todo un grupo de personas se ha convertido al evangelio.

Jesús dio instrucciones a sus discípulos en cuanto a cómo responder a la inevitable  persecución.  Les ordenó que “dejen de preocuparse” (implicando que ellos estaban preocupándose) y “que hablen continuamente” porque El Espíritu “les recordaría todo” (Jn 14:26).

Lo que hemos aprendido de Su Palabra vendrá a nuestra mente cuando lo necesitemos: “Entonces viendo el denuedo de Pedro y de Juan… se maravillaban; y les reconocían que habían estado con Jesús” (Hch 4:13). ¿Cómo reconocen los demás que has estado con Jesús? Imagínate a ti mismo en un juicio por tu fe.

“Señor, ayúdame a nunca preocuparme por ser políticamente correcto; más bien, permíteme ser lo suficientemente valiente para decir la verdad todo el tiempo.”

Para recibir todo el año de devociones diarias de estos estudios bíblicos, pida una copia del libro Siguiendo Su Senda de Branches Publications. Como otra opción puede bajar el Android App para Siguiendo Su Senda gratis.

Leave a Reply