Home > Siguiendo Su Senda > Septiembre 26. Desecha la inmundicia y la abundancia de malicia. Acoge el mensaje de Dios.

Septiembre 26. Desecha la inmundicia y la abundancia de malicia. Acoge el mensaje de Dios.

1Santiago 1:21, “Por lo cual, desechando [participio aoristo] toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid*~ con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas.”

Nuestra carne corrupta levanta sus horribles tentáculos en la vida de cada creyente. Santiago 1:21 escribe a los “amados hermanos” (1:19) que deben “urgentemente decidirse a desechar toda inmundicia y maldad”.  De una vez y para siempre debemos decidir dejar de justificar nuestros comportamientos pecaminosos y “sacarlos como se saca una prenda de vestir”. 

Pablo enseñó este mismo principio en Éfeso: “En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente” (Ef 4:22-23). Luego escribió a los cristianos Colosenses, “Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca” (Col 3:8–10).

Debemos despojarnos de toda maldad o “suciedad”. La raíz de “suciedad” es la cera del oído que debe ser retirada para escuchar bien.  La suciedad moral no permite escuchar ni entender la palabra de Dios y apaga nuestro interés en cambiar.

Debemos despojarnos, mucho antes de que se cristalice, de toda “maldad” (maldad moral, corrupción), compuesta de pecados planificados y deliberados que residen en el corazón, tales como fantasías lujuriosas o codiciosas.

Sea que se los llegue a realizar o no, igualmente producen daño a nuestro carácter y a nuestra motivación hacia Dios. Esta palabra “maldad” está modificada por “abundancia”, mostrando así nuestra “preferencia”. El creyente debe “despojarse de todo peso y del pecado que le asedia” (He 12:1).

Tenemos que “humildemente acoger el mensaje implantado dentro de nosotros”. El “mensaje” ya ha sido “implantado” como semilla en la “buena tierra” (Mt 13:8, 23) de nuestros corazones y mentes, el mismo momento de nuestra salvación; el tiempo aoristo implica que debemos decidir ahora y permanentemente “dar la bienvenida” a toda la Palabra en nuestras vidas, y no solo a las verdades en cuanto a la salvación.

La Palabra tiene el poder para “salvar sus almas” porque ella es la base de nuestra fe salvadora (Ro 10:17; Ef 2:8). Sus instrucciones nos salvarán del dominio del pecado y finalmente nos llevarán a la gloria.  ¿Amas tú la Palabra?

Señor, según como Tú piensas, todo lo que hacemos que no te honra, es “suciedad”. Ayúdame a entender completamente este concepto y a verdaderamente creerlo, para que yo quiera solamente lo que Tú quieres.” 

Para recibir todo el año de devociones diarias de estos estudios bíblicos, pida una copia del libro Siguiendo Su Senda de Branches Publications. Como otra opción puede bajar el Android App para Siguiendo Su Senda gratis.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.